Logo_Cámara

    Gabriel Álvarez defiende la unidad de las instituciones y organizaciones empresariales para afrontar los próximos desafíos de la sociedad europea

    El presidente de la Cámara de Comercio de Cáceres, Gabriel Álvarez, ha subrayado la importancia de la unidad de las instituciones y organizaciones empresariales para afrontar los próximos retos y desafíos a los que se enfrenta la sociedad europea.

     

    Estas declaraciones fueron recogidas en la Jornada ‘Una mirada hacia Europa. Retos y desafíos empresariales’, organizada por la Fundación Academia Europea e Iberoamericana de Yuste celebrada este pasado miércoles, en el monasterio de Yuste, con el patrocinio de la Cámara de Comercio de Cáceres.

     

    En la clausura, Gabriel Álvarez indicó que la realidad actual marcada por los conflictos bélicos o la incertidumbre económica hacen difícil la tarea de determinar los desafíos que el tejido productivo europea debe afrontar en los próximos años.

     

    Sin embargo, indicó que “resulta muy fácil identificar a las empresas como los agentes del crecimiento económico de Europa, y ya en concreto, de Extremadura, porque sólo se consiguen afrontar los retos si la empresa entra en juego”.

     

    Durante su alocución, el presidente cameral de la provincia de Cáceres puso en valor el papel de las pequeñas y medianas empresas, ya que son “los agentes del cambio” hacia una mejora de la competitividad de los estados miembros de la UE, al tiempo que señaló que el progreso de Extremadura “pasa por sus personas, por las empresas, por la industria avanzada, por la investigación de primer nivel, por centros tecnológicos punteros y por un sistema educativo excelente”.

     

    Siguiendo esta línea destacó la importancia de implementar unas “políticas eficientes” y orientadas a ayudar al tejido productivo extremeño para fortalecer los cimientos de Europa, de la misma manera que suplir las carencias que Extremadura cuenta en términos de industria e infraestructuras.

     

    En este sentido, Gabriel Álvarez hizo referencia al tren Ruta de la Plata, a la autovía Cáceres-Badajoz, así como a la autovía que debería conectar el norte de Extremadura con Portugal –concretamente, las localidades de Moraleja, Monfortinho y Castelo Branco–, infraestructuras que, a su juicio, son “claves para abrir las puertas a esta región que requiere de manera urgente estrategias integrales, transversales y ambiciosas”.

     

    Igualmente durante el cierre de la jornada, el presidente de la Cámara de Comercio de Cáceres mostró su deseo de que actuaciones proyectadas en Extremadura, tales como la gigafactoría de baterías para coches (Navalmoral de la Mata); industrias dedicadas a producir otros componentes para la movilidad eléctrica (Badajoz y Cañaveral); la fábrica de diamantes artificiales (Trujillo); las minas de litio o níquel (Cáceres, Cañaveral y Monesterio); la planta de hidrógeno verde (Mérida) o el Centro Ibérico de Investigación de Almacenamiento Energético (Cáceres) lleguen a buen puerto, con el fin de que contribuyan a perfilar la fotografía de la economía extremeña del futuro.

     

    Finalmente, el términos europeos, recalcó la importancia de los Fondos Next Generation para transformar la economía europea con proyectos que incidan en la innovación, el medioambiente y el desarrollo social.Gabriel Álvarez finalizó reconociendo la labor que desempeña la Fundación Academia Europea e Iberoamericana de Yuste para profundizar en el conocimiento del proyecto de construcción europea, tendiendo puentes a través de jornadas como la celebrada este miércoles para afrontar juntos los próximos retos empresariales.